Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Morbi eu nulla vehicula, sagittis tortor id, fermentum nunc. Donec gravida mi a condimentum rutrum. Praesent aliquet pellentesque nisi.

Condado de Haza Crianza 2016

La mejor manera de empezar a descubrir los vinos que llevan el sello de Familia Fernández Rivera en Condado de Haza es con su Crianza, un vino potente, elegante, meloso y con el toque exacto de barrica. La prestigiosa revista americana ‘Wine Spectator’ destacó el Condado de Haza Crianza 2012 como mejor Ribera del Duero y segundo mejor vino español, situándolo entre los 100 mejores vinos del mundo.

BODEGA: Condado de Haza
MARCE: Condado de Haza Crianza
grado: 14%vol
variedad: 100% Tempranillo
Cata
vista: Limpio y brillante. Color cereza con ribete violáceo.
nariz: Intenso en nariz con aromas a frutas negras como las moras y zarzamoras. Ligero toque a regaliz con notas especiadas procedentes del envejecimiento en roble americano.
boca: Vino carnoso, acidez bien integrada, destacando un tanino redondo que proporciona buen volumen y persistencia en boca. En el posgusto se aprecian aromas de regaliz.
temperatura de servicio: 12º-14º.
consumo: Listo para ser bebido, además evolucionará en botella. Decantar 30 minutos antes del servicio para oxigenar. Puede contener sedimentos debido a que no ha sido sometido a ningún proceso de filtración para obtener un vino más natural, pero esto no afecta a la calidad del vino.
Combina con: Ideal con asados de cordero, chuletillas al sarmiento, rabo de toro, cochinillo lechal y queso semicurado.
Viñedo y elaboración
descripción: Viñedos propios ubicados en el término municipal de Roa y La Horra, a una altitud de más de 811 metros.
superficie: 164 hectáreas de viñedo 100% Tempranillo.
edad: Media de 25 años.
suelo: Terreno franco-arenoso.
clima: Continental atlántico, seco y ventoso, con inviernos muy duros, largos y fríos y veranos cortos, secos y calurosos. Zona con una pluviometría de 400 mm anuales, pudiéndose delimitar dos zonas.
vendimia: Año más cálido de lo habitual. Las primeras heladas no llegaron hasta los meses de noviembre y diciembre. Tomando como referencia estos meses, se puede afirmar que las temperaturas invernales fueron más cálidas. El inicio de la primavera llegó con temperaturas más frescas de lo habitual. No obstante, el ciclo de brotación fue evolucionando de manera normal. La temperatura media desde el mes de junio fue bastante alta, alcanzando en agosto valores normales. El periodo de vendimia se desarrolló durante el mes de septiembre.
envejecimiento: Crianza de 18 meses en barrica de roble americano y 6 meses de reposo en botella.